Análisis: Hollow Knight

8

Muy Bueno

Y de repente, todo era Dark Souls

Nunca imaginé que Demon’s Souls, ese RPG japonés que todo el mundo quería que llegara a occidente hace casi una década, iba a influir sobre tantos juegos tanto en diseño como en narrativa. El título que nos ocupa, Hollow Knight, puede dar fe de ello.

Esta aventura de acción aspira a combinar las características de todo buen metroidvania con una historia narrada al estilo de la saga de From Software. Tenemos un mundo enorme en 2D por recorrer, consiguiendo habilidades nuevas que nos permitirán acceder a interesantes zonas y desafíos.

Comenzamos controlando a un personaje cuyas motivaciones nos son ajenas, en un oscuro y devastado mundo del que no sabemos nada, y poco a poco vamos juntando piezas al más puro estilo Miyazaki.

Afortunadamente, el jugador atento e interesado por la historia de Hollow Knight difícilmente se verá decepcionado por lo que se le ha narrado una vez acabe con el juego. Eso sí, mejor que sepa inglés, porque el juego a día de hoy no está disponible en castellano.

Dificultad extrema

Hollow Knight se ha tomado al pie de la letra otras características de Dark Souls. Por ejemplo, una curva de dificultad absurda, jefes finales enervantes o el tradicional paseíllo hasta tus restos mortales para recuperar lo que llevabas cuando fuiste vilmente liquidado.

El resultado se me antojó desigual durante el transcurso de mi partida: la dificultad me pareció la adecuada en los primeros compases de la aventura, pero no tarda en subir exponencialmente arrojando al jugador zonas de plataformas que exigen una coordinación y una paciencia dignas de Super Meat Boy.

Las mejoras del personaje son escasas, difíciles de conseguir y nada sorprendentes. Las de tu arma principal, por ejemplo, son siempre anecdóticas y siguen haciendo que las luchas contra cualquier enemigo te hagan sudar sangre.

Existe gran variedad de enemigos, y todos ellos nos exigirán memorizar patrones de movimiento y estrategias para acabar con ellos. Sin embargo, algunos requieren técnicas muy complejas para derrotarlos, que pueden alargar cada encuentro exponencialmente y derivar en el tedio y la frustración del jugador.

Por último, los jefes finales pueden llegar a ser desesperantes. Algunos de ellos han hecho peligrar que pudiera escribir este análisis a tiempo, y son casi imbatibles a menos que se haya conseguido un equipo muy concreto que aumenta el periodo de invencibilidad que tienes tras ser golpeado.

El inexplicable caso del mapa Ikea

A esto no ayuda que muchas mecánicas supuestamente novedosas y desafiantes no sean más que puro tedio. La peor de todas es la manera en la que funciona el mapa: en otros juegos similares, cuentas con un mapa que vas creando a medida que exploras zonas nuevas. En Hollow Knight, sin embargo, han optado por un enfoque digno de Ikea.

Para empezar, al entrar en una nueva zona no cuentas con el mapa. Tendrás que explorar hasta encontrar a Cornifer, a quien tendrás que comprárselo. Este mapa no se actualizará con tus descubrimientos hasta que descanses y guardes la partida, y no te marcará tu posición en el mismo o la de otros puntos de interés si no compras las mejoras de turno.

Cuando comencé mi partida pensé que quizás fuera una estrategia para ganar tiempo de juego ante una probable falta de contenidos. Sin embargo, Hollow Knight es un juego larguísimo y con una gran extensión de terreno por explorar, y decisiones como esta sólo hacen que sea más tedioso.

Perteneciendo a un subgénero en el que tener claro qué zonas has visitado y, sobretodo, en qué zonas has dejado algo por ser inaccesible en aquel momento, el mapa es algo vital. La manera en la que se ha gestionado aquí no implica mayor dificultad, sino ganas de tocar las narices al jugador privándole de una necesidad básica.

Perfecto, aunque monótono, en lo audiovisual

Hollow Knight cuenta con un apartado audiovisual magnífico. La banda sonora es sobresaliente y se mezcla con los lúgubres escenarios con una perfección inusitada. La sensación de estar en un mundo maldito y abandonado, así como la soledad del jugador al explorarlo, están magníficamente conseguidas.

La animación y el diseño de personajes son exquisitos. Con cierto aspecto de dibujos animados que casa muy bien con el entorno. El uso del desenfoque de movimiento, así como una iluminación muy cuidada y cierto grano cinematográfico son otros elementos a destacar en este campo.

Sin embargo, al ser un juego tan largo, es inevitable que acabe resultando monótono. Las diferentes zonas del mundo guardan muchas semejanzas entre ellas y los encuentros con otros personajes son escasos.

De hecho, los encuentros con otros personajes de diseño desenfadado, diálogos tiernos y sonidos encantadores alivian mucho la miseria imperante, y quizás habría sido positivo poder interactuar más y más frecuentemente con ellos.

Como Metroidvania, nada original pero más que competente

Al compararlo con otros títulos encuadrados en ese subgénero que es el metroidvania, Hollow Knight flaquea en su escasa originalidad y nulas aportaciones. Todas las habilidades que adquirimos en la aventura han sido vistas de una u otra forma en otros juegos, y lo mismo ocurre con las mejoras del personaje.

Sin embargo, el diseño de niveles, su extensión y la interconexión de estos es sobresaliente. Permite que haya verdadera capacidad de elección a la hora de decidir ir a por un objetivo u otro, y siempre da las suficientes pistas como para deducir cuál es el siguiente paso.

Pese a ello, juegos como Guacamelee, Shadow Complex o los míticos Symphony of the Night y Super Metroid me han resultado mucho más memorables en su ejecución de este estilo de juego.

Conclusión

Leyendo mis palabras, quizás pueda parecer que no he disfrutado mi tiempo con Hollow Knight. Nada más alejado de la realidad: es un juego notable con un empaque audiovisual memorable y una historia competente, pero lastrado por decisiones de diseño inexplicables y una curva de dificultad desesperante.

Es un juego perfecto para alguien con paciencia, un mando, pulgares híper-desarrollados y mínimo un B2 en inglés que quiera sumergirse en una historia muy bien contada. Además, sólo cuesta 15€ en Steam, siendo un juego que de lanzamiento bien podría valer el doble por todo lo que ofrece.

 

 

Good

  • Dirección artística sobresaliente, y apartado técnico a la par
  • Banda sonora sobresaliente
  • Historia que recompensa al jugador atento

Bad

  • Picos de dificultad absurdos, tanto por plataformas como por jefes
  • Pocas innovaciones a los géneros que combina
  • Variedad de escenarios relativamente baja
8

Muy Bueno

Jugabilidad - 7
Gráficos - 9
Sonido - 10
Innovación - 6

Sign In

Lost Password

Sign Up

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com