7.3

Bueno

6

User Avg

La maldición de la momia de Kansas

Immortal Redneck cuenta como un turista norteamericano no excesivamente cosmopolita sufre un accidente y acaba convertido en una momia inmortal. Controlando a este extraño ser, el jugador encontrará una mezcla de juego de disparos en primera persona y exploración de mazmorras (o roguelike) tremendamente adictiva.

Son dos géneros que casan magníficamente, como ya han demostrado títulos como Heavy Bullets, Tower of Guns o Ziggurat, y que pueden regalar horas y horas de diversión siempre que se añada variedad de escenarios, situaciones y enemigos a la mezcla.

El objetivo principal en este título pasa por matar todo lo que se mueva dentro de tres pirámides que cuentan con diferentes salas y tipos de enemigos, así como sus respectivos jefes finales.

Cada vez que entremos en una de estas pirámides, el juego combinará las diferentes salas disponibles para obtener un mapa diferente en cada partida. Sin embargo, la colocación, el tipo y el número de enemigos dentro de estas habitaciones siempre será la misma.

Por una parte, esto motiva que los enemigos aparezcan en zonas del mapa pensadas por el diseñador para plantear un desafío concreto, pero a su vez implica que una vez pasemos varias veces por la misma habitación, sepamos qué nos vamos a encontrar cada vez que toque.

No es necesariamente algo malo, pues enfrentarte a salas que supusieron un desafío anteriormente con nuevas armas y estrategias puede ser gratificante, pero se trata de un aspecto que condena al título a una cierta repetitividad.

Si a esto se suma que lleva bastantes intentos superar cada pirámide, la sensación de repetición de contenido se acentúa: mismos enemigos, mismos espacios y mismas estrategias para vencerlos.

Esto, sin embargo, no deja de ser una desventaja inevitable al optar por hacer un título en este género, y es una que compensa con creces con sus demás virtudes.

Legado rogue, literalmente

Cada vez que el jugador muere masacrando enemigos, resucita en un área central que sirve para mejorar al personaje jugable. La momia conserva el dinero que ha amasado en su vida anterior, y con este se pueden mejorar estadísticas e incluso acceder a nuevas clases de personajes, que tienen la forma de diferentes Dioses.

Este sistema es idéntico a Rogue Legacy, el título de Cellar Door Games con el que comparte género y estructura básica: mediante un árbol de habilidades se van desbloqueando mejoras y también edificios o personajes no controlables que facilitan diferentes productos. Los descendientes del héroe en Rogue Legacy son aquí sustituidos por los diferentes Dioses, pues habrá que escoger con cuál jugar al principio de cada partida.

La sensación de progresión de este sistema está probada, y hace de la muerte dentro de la pirámide un mero trámite en el camino de mejorar a nuestro personaje. Una de las mayores satisfacciones que ofrece el título es la de conseguir una partida antológica y llegar a la tienda de mejoras con un botín enorme.

Antídotos contra la repetitividad

Immortal Redneck es un juego repetitivo, como lo son todos los referentes de su género. Pero al igual que estos, cuenta con una serie de estrategias para mitigar esa sensación y hacer que el jugador quiera volver a entrar en sus pirámides.

Por un lado está el ya mencionado sistema de clases, por lo general equilibradas y que ofrecen habilidades únicas: convertir los objetos visibles en muslitos de pollo, invencibilidad momentánea, usar un gancho, dejar un señuelo, acelerar la velocidad de disparo… Cada clase, además, trae sus propias armas, que podremos encontrar aleatoriamente dentro de la mazmorra una vez desbloqueadas.

Por otro, están los pergaminos, que funcionan como los objetos de The Binding of Isaac (otra institución en este género roguelike): los encontrarás aleatoriamente por la mazmorra y pueden ser tanto buenos como malos. Incluso hay algunos que garantizan que el siguiente pergamino sea positivo, y otros que eliminan los negativos.

Por último, están las salas de desafíos, que proponen desafíos de plataformas o atravesar zonas complejas sin sufrir daños o matar a ningún enemigo a cambio de jugosas recompensas.

Disparos casi redondos

Pero sin duda lo que hace que todos los ingredientes de este título vayan a una son sus controles y mecánicas a la hora de disparar y moverte por los escenarios. El jugador puede moverse a velocidades dignas de Quake o del reciente remake de Doom, masacrando todo lo que hay a su alrededor y realizando maniobras evasivas cuando toca recargar.

Incluso hay una rama de mejoras destinada a que nuestro personaje se mueva aún más rápido, para hacer el conjunto aún más frenético. Además, las partes de plataformas no resultan un incordio tanto por la precisión de los saltos como por la facilidad y rapidez con la que el personaje jugable se agarra a salientes y escala.

El único defecto grave en este aspecto es la falta de retroceso o impacto que transmiten las armas al disparar. Este problema viene dado tanto por algunos efectos de sonido pasables, como por la animación de las armas al disparar y el efecto que estas tienen en los enemigos al impactar.

Al morir, los enemigos simplemente activan una especie de modo de muñeco de trapo o ragdoll mientras se desvanecen convirtiéndose en arena. No tienen, en su mayoría, animaciones al ser heridos o al morir. En consecuencia, al luchar contra grupos de enemigos (como las ranas), puede ser difícil saber qué enemigo ha muerto y qué enemigo sigue vivo.

Correcto en lo audiovisual

Immortal Redneck presenta un estilo visual desenfadado que, personalmente, me ha recordado un poco a Team Fortress e incluso  Overwatch. El diseño de personajes es decididamente caricaturesco e incluso infantiloide y los escenarios son resultones.

No es un portento técnico ni entra por los ojos, pero tiene unos requisitos mínimos modestos y se mueve con soltura con mucha facilidad. El diseño de la interfaz es muy bueno y cumple en todo momento con la información que ha de poner en pantalla, e incluso se incluyen opciones curiosas como la integración de Twitch dentro del juego.

La música cumple, siendo puramente ambiental y adecuada a la acción en pantalla. Por último, el personaje jugable está doblado por un actor que (sólo en inglés) interpreta a un más que creíble redneck, y que ocasionalmente hará comentarios graciosos sobre lo acontecido en pantalla.

Quizás el mejor en su género

Immortal Redneck es quizás el título más redondo de cuantos han probado a mezclar roguelike y acción en primera persona. Tiene las limitaciones y problemas inherentes a su apuesta, y no deja de ser una buena mezcla de ideas que ya funcionaron en otros juegos, pero la gracia está en cómo mezclas todos tus ingredientes y en este caso, el resultado es digno de estrella Michelin.

Si a lo dicho sumamos que cuesta unos 20€ en Steam, y que encima ha sido desarrollado en España, el carterazo de rigor en Steam se hace aún más apetecible. Larga vida a la momia redneck.

Good

  • Directo y divertidísimo, además de muy adictivo
  • Largo y, dentro de su género, variado
  • Agradable a la vista y con buenas dosis de humor
  • Frenético, al más puro estilo de los shooters de antaño

Bad

  • Repetitivo
  • Se agradecería más variedad de enemigos y escenarios
  • Falta de retroceso y sensación de impacto de las armas
7.3

Bueno

Jugabilidad - 9
Gráficos - 7
Sonido - 7
Innovación - 6

Sign In

Lost Password

Sign Up

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com