Review MSI GEFORCE® GTX 1080 TI GAMING X 11G

Review MSI GEFORCE® GTX 1080 TI GAMING X 11G

La placa que recibimos para el anterior análisis (la MSI gaming Z270 M7) venía montada en una torre custom de MSI con un artículo bastante llamativo: la MSI GEFORCE GTX 1080 TI GAMING X 11G. Tras el análisis del primer elemento, MSI nos pidió que aprovecháramos el equipo y analizáramos también esta gráfica, así que, por supuesto, me puse a ver de qué era capaz. He de decir que para ello tuve que cambiar un par de piezas para intentar sacarle un mayor rendimiento, dado que el equipo que habíamos recibido era algo ajustado para el maltrato que yo pretendía infligirle a la capacidad de la 1080 Ti.

Dicho lo cual, vamos al lío.

Detalles técnicos

La nVidia 1080 Ti nos viene con una GPU GP102-350 de arquitectura pascal fabricada en 16nm FinFet. Este animal nos viene acompañado de 11Gb de DDR5X. Todo ello le hace ser capaz de darnos unos benchmark impresionantes, con unas frecuencias de memoria de 11000 MHz, un rendimiento de 11.5 TFLOPS, presentando un bus de memoria de 352 bits y una ratio de tráfico de datos de hasta 484 Gb/s. Ante tal despliegue de potencia, el consumo llega a los 250 W, pero es algo más que comprensible dadas las magintudes de las que estamos hablando.

Para que os hagáis una idea comparativa, esta GP102, tiene dentro 3584 procesadores de shader, mientras que su compañera GTX 1080 8Gb con su GP104-400 lleva 2560. Tan sólo para que veáis la diferencia tan impresionante de construcción de la GPU teniendo como referencia a una 1080 de gama inferior que ya es una muy buena gráfica.

La 1080 Ti, con el boost que presenta, llega en torno a los 1600 Mhz (algo menos), pero si os atrevéis a meteros en materia de overclocking, la arquitectura pascal te ofrece la posibilidad de acercarnos al rango de los 2 Ghz.

Tened cuidado con este asunto, no queráis pasaros de vueltas (de reloj en este caso) y os quedéis sin vuestra querida tarjeta. Si lo hacéis, con cuidado y estando seguro de que os manejáis.

En relación a esto último, MSI nos ofrece el software Afterburner por si queremos indagar en el asunto del overclocking de manera más asequible.

Rendimiento gráfico

Aprovechándome de que tanto nVidia como MSI están enfocando muchos de sus esfuerzos en la tecnología VRReady, volví a meterme en RE7 para comprobar que todo funcionaba correctamente y así fue: la experiencia inmersiva era total sin ningún tipo de input-lag y el juego no tenía ningún tipo de caída de frames incluso en UHD.

Hay que reconocerle la potencia del dispositivo así como el gustazo que resulta poder poner juegos tan bonitos visualmente como el Battlefield 1 en esta calidad y mantener la fluidez gráfica y no notar bajadas en el rendimiento. Casos como el DOOM, cuya optimización es tremenda, hace que entre en perfecta comunión la potencia de la gráfica, la comunicación con el procesador y la placa y te otorgue una experiencia de juego brutal.

 

Refrigeración

Además del apartado más técnico relacionado con los aspectos más llamativos de cualquier gráfica, no podemos olvidarnos de su sistema de refrigeración, algo esencial en cualquier componente con altas tasas de trabajo.

Para su óptima ventilación, MSI nos presenta un sistema de ventiladores propio denominado TORX 2.0 FAN, cuya construcción optimiza el flujo de aire y su aceleración, mejorando la ventilación ofrecida. Según los datos que nos ofrece MSI, este sistema de ventiladores ofrece hasta un 20% más de presión en el aire que se dirige a los disipadores con una emisión de ruidos prácticamente nula.

Además, los ventiladores llevan incorporados un sistema doble de bolas en sus rodamientos, lo que reduce la fricción en el giro y alarga la vida útil de los mismos.

El funcionamiento de estos ventiladores viene configurado por defecto para que estén apagados hasta que llegan a los 60 ºC, para mantener el caracter silencioso del dispositivo. A partir de esa temperatura, se activan para que el rendimiento siga siendo estable.

Además de los ventiladores, la 1080 Ti de MSI nos muestra la tecnología TWIN FROZR VI, un sistema del control del flujo del aire y del paso del mismo por los disipadores de calor, con unos tubos de 8mm que garantizan dicho paso para una refrigeración óptima incluso con grandes cargas de trabajo gráfico.

Quizás penséis que me he entretenido mucho en el asunto de la refrigeración y que no he comentado tanto en el apartado del rendimiento gráfico, pero quisiera hacer hincapié en que, precisamente, parte del rendimiento de una tarjeta gráfica viene dado por la capacidad de deshacerse del calor. Un circuito (de silicio) caliente es un circuito lento.

Conexiones

La MSI GTX 1080 Ti nos viene con dos puertos DisplayPort en su versión 1.4, dos HDMI 2.0 y una salida DL-DVI-D; lo que nos hace ver la tendencia cada vez más evidente de la desaparición del puerto VGA, así que no olvidéis tener un monitor con conexión compatible o un adaptador si queréis reciclar vuestro monitor antiguo.

 

 

 

Personalización

Este es un aspecto al que ya estamos acostumbrados cuando hablamos de piezas de MSI. En este caso, la iluminación led que posee esta gráfica es modificable mediante el software que nos ofrece el fabricante y también por la aplicación para smartphones que podemos descargar gratuitamente en nuestros dispositivos móviles.

Esta aplicación, además, nos permite monitorizar el funcionamiento de nuestra gráfica o acceder a diversos apartados de la configuración, como los leds que ya hice referencia en el párrafo anterior o la VR.

Consideraciones

La compañía nVidia decidió hace tiempo no moverse del podio de constructores de tarjetas gráficas y con la serie GTX10x quería demostrar su supremacía. El matrimonio con MSI, además, ha hecho que tengamos una bestia descomunal de procesamiento gráfico, construida con materiales de alta calidad y componentes certificados que nos van a garantizar un rendimiento y estabilidad extraordinarios. Tanto la potencia como el cuidado de esos materiales y su forma de ensamblarlos con sistemas de refrigeración como el que presenta, hace que nos encontremos ante una gráfica que nos dará mucho juego (literal y figuradamente), con una vida útil potencial suficiente como para plantearnos la inversión, la cual es bastante elevada (en torno a los 760-780€) y que puede ser lo que más nos eche para atrás a la hora de plantearnos nuestra renovación de tarjeta gráfica pero, claro, hablamos de un modelo en particular que no podemos tomar a la ligera y cuyo rendimiento no nos defraudará en absoluto. Si te puedes permitir el capricho, la MSI GTX 1080 Ti es una tremenda candidata para satisfacerlo.

 

 

– Siul

wordpress theme jazzsurf.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*