Review MSI GS Stealth-Pro

Review MSI GS Stealth-Pro

Cuando nos dijeron que íbamos a tener la oportunidad de probar en primicia este portátil, a muchos se nos iluminó la mirada. Primero porque era la oportunidad de trabajar con MSI, cosa que ya tiene su valor y, segundo, porque teníamos acceso a esta tremenda máquina, el MSI GS Stealth-Pro.

Particularmente, ha sido un honor que, dentro del equipo, me escogieran a mí, un humilde servidor, para llevar a cabo el análisis de este equipo. Como siempre, intentaré abarcar todos los aspectos técnicos posibles de la manera más comprensible que pueda. Empezamos

 

Procesador

MSI nos presenta una nueva gama de portátiles enfocados al gaming con una serie de procesadores de ultimísima generación. No en vano, están montando procesadores i7 de la serie 7k, cuando la mayoría de los mortales estamos comprando aun los de sexta generación. De hecho, el uso de esta gama de procesadores es una primicia mundial que no ha sido usada hasta ahora con la nueva serie de portátiles gaming de MSI.

Es realmente atractivo el trabajar con el i7 7700HQ y sus 2,8GHz por núcleo. Su construcción en 14nm, 4 núcleos y 8 hilos, con una velocidad de reloj que ronda los 3500MHz y 8Mb de Caché lo convierten en una máquina tremendamente potente, sobre todo teniendo en cuenta que estamos hablando de un portátil y sin tocar el asunto del overclocking.

Su potencia, combinada con la del resto de los elementos que lo componen, hace que este MSI tenga unos rendimientos de procesamiento entre el 10-30% de media mayor que los de la generación anterior (i7 6700HQ), según los datos comparativos que nos han ofrecido según el tipo de procesamiento.

Llegado a un punto, estuve testeando diversos benchmark para estresar el procesador y la respuesta fue más que satisfactoria, ya que sólo quedaba atrás en los equivalentes de sobremesa o procesadores con mayor cantidad de núcleos/hilos, cosa que era de esperar pero que yo tuve que probar para quedarme tranquilo y no pensar que estaba ante la máquina definitiva. Con todo ello, como ya dije, las puntuaciones fueron más que sobresalientes.

Gráfica y Pantalla

Siendo uno de los aspectos más llamativos de cualquier ordenador, no podía ser menos en la serie GS. Y es que, de un tiempo a esta parte, nVidia ha conseguido avanzar hasta el punto de montar gráficas homólogas a los sobremesa, poniendo ante nosotros la GTX1060 con 6Gb de GDDR5. Además, por supuesto y como no podía ser de otra manera, el modelo ensamblado por MSI resulta de los de mayor calidad y rendimiento dentro del mercado (cosa similar a lo que ocurre con la placa base).

La tecnología de este dispositivo, nos permite aprovechar la capacidad VRready que tienen las nuevas gráficas de nVidia. Aunque este aspecto no lo he podido disfrutar por no tener los periféricos adecuados, sí que he podido maravillarme de su potencia y calidad gráfica, con la resolución 4K  UltraHD que nos ofrece la pantalla que lleva montado este portátil. Todo esto, junto con el procesador que llevamos, hace las delicias de cualquier gamer y de cualquiera que desee disfrutar de una calidad gráfica del más alto nivel y con un rendimiento de FPS que ni por asomo baja del límite de las 60FPS.

Haciéndole testeos, ni que decir tiene que las configuraciones medias de gráficos, las FPS rondan las 250. Pero la optimización es lo suficiente como para que mantenga las 180FPS a configuraciones elevadas y aun lleguemos a las 100FPS en calidad ultra.

Este aspecto lo he evaluado con detenimiento en juegos como LoL, Ghost Recon Wildlands y Overwatch, para aprovechar las distintas situaciones de exceso o defecto de efectos de partículas, luces y sombras y, en todos los casos, los resultados eran equivalentes: A 4K, la configuración ultra era un tanto excesiva y, si bien no vamos a llegar a bajar nunca al estándar de consolas de 30FPS, es más que recomendable configurarlo a 3K para poder disfrutar de manera más óptima la máquina que tenemos delante.

Sea como fuere, la calidad gráfica que obtenemos es brutal tanto en las FPS como en la profundidad de color, contraste y luminosidad, pudiendo disfrutar de una calidad impresionante y totalmente personalizable según nuestras necesidades o gustos. He de insistir en que es una auténtica pasada que tengas implementado en un portátil una pantalla 4K  de estas características y una gráfica de la serie nVidia GTX 10.

Unboxing

RAM

Contamos con 16Gb en dos módulos de 8Gb de RAM DDR4 2400 DualChannel de Samsung, con unas latencias entre 15-15-15-35 y 18-17-17-39, cosa que no está nada mal. Pero si tuviéramos que achacarle algo al portátil, sería esto, dado que los 16Gb son el mínimo en el estándar gamer actualmente y, en este caso además, la velocidad de la RAM es normal.

Evidentemente, esto no dificulta un disfrute de la experiencia de trabajo con este portátil pero, técnicamente, es el aspecto que tiene más flojo comparativamente con el resto de elementos, que son extraordinarios. Por suerte, según he estado investigando, resulta ampliable a 32Gb, lo que suple en parte este aspecto

HDD

Cuando uno prueba por primera vez un disco duro SSD se da cuenta de que hay otro mundo a parte del que conocía. En el caso de este MSI GS Stealth Pro, contamos con un SSD Samsung de 480Gb al que se le añade un disco físico de 2 Tb, por si no fuera suficiente con el primero. Implementar tal capacidad de almacenaje en un portátil me parece extraordinario, tanto que hasta me resulta excesivo, pero no seré yo el que se queje por tal cantidad de memoria.

Como era de esperar, entre las características del procesador y del disco duro SSD, resulta realmente gratificante y sorprendente (sobre todo la primera vez), el inicio del portátil en escasos segundos; experiencia la cual se ve reforzada en el acceso a los programas y que, en conjunto con los demás elementos de la máquina, hace que la capacidad de procesado de datos y de tratamiento de los mismos sea excelente. Esto último no sólo lo digo en el aspecto gamer: en varios test de filtros en programas de edición gráfica, he podido comprobar que su rendimiento es muy bueno, presentando unas latencias de procesado muy ajustadas.

Teclado

Cómo no, ante un portátil gamer siempre esperamos que el teclado sea sensible y, además, que tengamos ese toque un poco de mod en la personalización de los colores del mismo. MSI nos ofrece en esta ocasión un teclado de la marca Steelseries, lo cual ya es garantía de calidad al ser uno de los referentes del mercado en su sector.

Además, nos ofrece una posibilidad de personalización a la altura del aparato que tenemos entre manos, con una variedad enorme de combinaciones en la iluminación y su comportamiento según la aplicación que estemos usando.

Sí, no es una característica técnica que nos haga que el portátil vaya mejor o peor en su rendimiento, pero todo gamer que se precie tiene ese poquito de modder que hace que quiera tener su máquina a punto y, de paso, darle un toque distintivo y personal. Así que este teclado nos ayuda a solventar este aspecto dentro de un portátil, que no tiene tanta posibilidad de modificación estética como sucede en los sobremesa.

Sonido

Suele ser un apartado carente de importancia por muchos pero, en mi caso, forma parte de mi día a día profesional, por lo que, cuando vi que se nos presentaba como primicia el Hi-Res Audio me llamó tremendamente la atención.

Este MSI nos ofrece el sistema Sabre Hi-Fi y no pude sino colocarme los cascos del estudio de grabación y hacerle varios test de frecuencia, así como pasarme unas cuantas horas (menos de las que me gustaría pero el tiempo a dedicar es limitado) a comprobar la profundidad y calidad del sonido.

Y, efectivamente, el sonido es de una calidad excelente. He de recalcar que, como siempre en el caso del sonido, para una mejor experiencia, recomiendo la utilización de cascos ya que te dan un sonido más fiable y de mayor calidad. Pero, igualmente, los altavoces integrados en el portátil nos dan una sensación más que aceptable de calidad sonora aunque, ya os digo, cuando podáis o queráis disfrutar de cualquier sonido en su mayor esplendor, usad cascos.

Conectividad

Por si fuera poco, este nuevo modelo nos viene con una conectividad a la altura de las expectativas, contando con 1 puerto USB C, 3 USB 3.0, 2 USB 2.0, Salida HDMI, un mini-DisplayPort, toma de Ethernet, BT, Wifi y entrada de audio y micro.

Si esto ya de por sí no es cosa baladí, el MSI GS Stealth Pro nos ofrece un software adicional para el control de la estabilidad de la conexión a internet: el sistema Killer. Con dicho sistema, se pretende tener la menor latencia y la mayor estabilidad posible de la señal, así como diversos apartados para la optimización del streaming.

Por ejemplo, el sistema Killer Doubleshot Pro, nos ofrece una capacidad de un 1Gbps en conexión ethernet y 0,866Gbps en Wifi simultáneos. En el caso del Killer Ethernet E2400, nos ofrece un sistema de reducción de latencia, optimización del streaming y control del ancho de banda, lo que nos garantiza una experiencia online y de streaming del más alto nivel.

 En mi caso particular, pese haber intentado estresar la conexión y el tráfico de datos, no he conseguido tener problemas de estabilidad de ningún tipo y he podido comprobar la comodidad que ofrece el control del ancho de banda de manera visual.

Batería y Refrigeración

Quizás no es un aspecto que a la mayoría de los gamer les preocupe, pero yo me sentía en la obligación de hacerle un análisis al sistema energético.

Pese a no haber podido comprobar la velocidad de carga del portátil por razones logísticas personales, si lo he testeado en su capacidad de descarga. El portátil nos ofrece unas 3h de autonomía en plan normal de energía sin reducir brillos ni cosas similares, siempre que hagamos un uso comedido del mismo. Por otra parte, estresando el portátil con tráfico de datos, instalación de programas simultánea y diverso multitasking, encontramos casi unas 2h de autonomía, lo que no está nada mal.

Por su parte, MSI nos ofrece el sistema Cooler Boost Trinity, el cual he podido comprobar directamente que cumple a la perfección su cometido dado que no he tenido caída de ningún tipo de rendimiento en la ejecución de ninguna aplicación pese a estar testeando los distintos tipos de estrés.

Lógicamente y pese a ello, siempre recomiendo el uso de algún tipo de base accesoria que ayude al funcionamiento de este sistema ya que, además de reducir la sensación térmica del usuario, podemos ampliar sensiblemente la vida útil de los componentes y, por ende, del portátil.

Diseño y consideraciones

No se le puede achacar nada al apartado estético de este portátil en ningún sentido. Su presentación es más que elegante con el reverso aterciopelado y el exterior veteado al estilo MSI.

Pero aunque no sólo de diseño vive el hombre, es de agradecer que todas estas prestaciones y elementos hayan sido capaces de ser implementados en una máquina que, además de agradable a la vista, es tremendamente ligera. Resulta sorprendente que todo este equipamiento se pueda colocar en tan sólo 17.7 mm de grosor y, además, que sea un portátil ligero y estéticamente correcto.

Como resumen, ante tanta palabrería, MSI nos ofrece un portátil de última generación con unas prestaciones impresionantes y unos rendimientos a la altura del equipamiento que posee, con una calidad gráfica, de procesamiento y de sonido únicas hasta el momento; todo esto nos posibilita una experiencia muy gratificante tanto a nivel de usuario medio como para los gamers más exigentes, siendo una auténtica gozada el apartado visual gracias a su potencia y a la resolución y configuración de la pantalla.

 

Pepe Castro

 

 

wordpress theme jazzsurf.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*